La Opera nace en 1926 con una simple idea: vestir a la mujer de acuerdo a las últimas tendencias de la moda.

Desde sus orígenes La Opera ha sido símbolo de elegancia y feminidad que se ven representadas en cada colección a través de un estilo sofisticado, moderno, natural y versátil. Historia y trayectoria son sinónimos de una marca cuyos valores esenciales se han trasmitido de generación en generación con el objetivo firme de conocer a nuestros clientes y atender sus necesidades.


Intentamos presentar lo último en moda con una propuesta de calidad en cada etapa de la cadena de valor mediante una atención al cliente de excelencia en cada oportunidad de contacto en nuestras tiendas, plataforma web y redes sociales.

La Opera tiene como filosofía la mejora continua y la renovación, lo cual implica una gestión dinámica en la propuesta de producto, exhibición en el punto de venta, e imagen corporativa.

Este dinamismo forma parte de nuestra identidad y ha permitido que la empresa se adaptara a distintas exigencias y circunstancias, comenzando en sus orígenes como una gran tienda por departamentos hasta reconvertirse en una tienda femenina multimarca especializada en vestimenta y accesorios en la que se comercializan prestigiosas marcas internacionales.


Los locales de la firma reúnen lo mejor de las prácticas en punto de venta de las principales tiendas del mundo. Los criterios de decoración, exhibición, iluminación, uso del espacio para las distintas colecciones, probadores y vidrieras, son la síntesis de modernidad en el punto de venta.